Península Animal

OTITIS REMEDIOS Y CAUSAS | Península Animal

 

¡Recuérdame!

¡Regístrate!

Regresar a La columna

OTITIS (INFECCION DE OREJAS)

OTITIS (INFECCION DE OREJAS)

OTITIS EN PERROS Y GATOS

REMEDIOS

 

El siguiente tema va dirigido a el padecimiento de la otitis en las mascotas. Esta enfermedas se le conoce por malestar en las orejas, dolor, picazon o mal olor. Comúnmente es por la falta o mala limpieza de las orejas de nuestra mascota. ¿Quién no ha padecido alguna vez de dolor de oídos, o sea otitis? La otitis no solo afecta a nosotros los humanos, pues se conoce actualmente que los perros y gatos sufren otitis con frecuencia. A continuación se señalan unos consejos para evitar que los perros y gatos sufran los dolores de la otitis. La detección precoz de las causas que predisponen a la otitis en perros y gatos puede reducir la prevalencia de esta enfermedad muchas veces crónica y refractaria a los tratamientos y evitar los sufrimientos tan importantes que produce en las mascotas. Deben higienizarse periódicamente los pabellones auriculares de aquellos animales con algún antecedente de inflamación auricular, tanto el pabellón como así también el conducto auditivo externo (conviene utilizar soluciones especiales de limpieza)

 

Cuando sea posible deben evitarse todos los factores que predisponen a una mascota a padecer enfermedades del oído. La otitis externa es un trastorno frecuente, afecta a perros y gatos de todas las edades y razas; sin embargo los perros entre 5 y 8 años y los gatos entre 1 y 2 años son los afectados con más frecuencia. Esta enfermedad afecta con más frecuencia a las razas caninas que tienen pabellones auriculares péndulos y aquellos que presentan muchos pelos dentro del conducto auditivo externo (también el ovejero alemán es una raza muy susceptible a las infecciones del oído). Los perros que se utilizan para actividades con mucha exposición al aire libre o al agua (lago) o al polvo, la tierra o el aserrín, tienen más riesgo de padecer otitis, por lo que es importante un control de los conductos auditivos externos periódicamente.

 

Con frecuencia cuerpos extraños, especialmente trozos de plantas o semillas (flechilla) suelen quedar atrapados en la parte profunda del oído externo produciendo sacudidas violentas y rascados de aparición repentina. Durante los baños debe evitarse la entrada de jabón, agua, shampoo o soluciones antiparasitarias externas, todas pueden predisponer a la aparición o recaída de una otitis, pudiendo colocarse un tapón de algodón embebido en vaselina liquida para obturar temporalmente el conducto (luego retirar). Está demostrado que la incidencia de otitis externa se incrementa hacia primavera y verano aparentemente vinculado con la mayor temperatura y humedad ambiente.

 

Hay enfermedades asociadas tales como alergias, atopías, sarnas, enfermedades metabólicas, endocrinas, nutricionales, autoinmunes, trastornos seborreicos, etc. que deben ser detectadas precozmente y tratadas en la medida de lo posible. Cuidados rutinarios de los oídos: No limpie internamente el oído más allá de lo que usted pueda ver.

Utilice soluciones especiales de lavado y no soluciones óticas con antibióticos o antiinflamatorios o antimicóticos o antiparasitarios sin indicación veterinaria previa.

En aquellas mascotas con antecedentes de haber padecido otitis debe hacerse de rutina un examen periódico cada 4 - 6 meses para evitar las recaídas.

 

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, antes de llevar acabo un tipo de medicacion, es sumamente importante la consulta al medico antes de aplicar algo a nuestra mascota.

 

PATOGÉNESIS Y MANEJO CLÍNICO DE LA OTITIS EXTERNA EN PERROS

 

La Otitis Externa es uno de los motivos mas frecuentes de consulta veterinaria.

Los casos agudos de otitis externa pueden ser extremadamente dolorosos para el animal.

Los casos crónicos de otitis externa no son sólo dolorosos para el animal, sino que también frustrantes para el Veterinario y el propietario. Un diagnóstico temprano y apropiado tratamiento es beneficioso para todas las partes involucradas. Un correcto diagnóstico y tratamiento de la otitis externa requiere de un adecuado conocimiento de la anatomía del oído y de todos los factores que pueden contribuir a la presentación de la patología.

La Otitis Crónica Externa es una patología compleja, con una etiología multifactorial. Los factores etiológicos se clasifican de la siguiente manera:

 

• Factores Primarios

• Factores Predisponentes

• Factores Perpetuantes

 

Todas las causas necesitan ser identificadas y tratadas para una resolución exitosa de la otitis externa.

 

Factores Primarios:

Estos inducen directamente un cuadro de otitis externa. Estos factores internos o externos producen inflamación del epitelio que recubre al conducto auditivo. Cuando sea posible la corrección o tratamiento de este factor primario, resultará en la resolución de la enfermedad ótica. Dentro de estos factores primarios se cuentan: Parásitos, Cuerpos Extraños (espigas), Enfermedades Alérgicas, Desórdenes de la Queratinización y Enfermedades Autoinmunes. E1 parásito más común causante de enfermedad ótica es Otodectes cynotis, se estima que seria causante del 5% 10% del total de las otitis externas en los perros. Espigas, arena, cerumen seco, pelos displásicos e introducción de objetos pueden ser el inicio de una reacción inflamatoria a nivel de conducto auditivo. E1 material causante de la noxa generalmente es encontrado fácilmente durante el examen otoscópico del paciente que se presenta con una otitis externa aguda. Esta situación se complica en casos crónicos donde existen concomitantemente otros factores que agravan el cuadro clínico Ej: Infecciones microbianas, Hiperplasia, Neoplasias etc.

 

Las enfermedades alérgicas concomitantes asociadas a otitis externa son Atopia y Alergia Alimentaria. En ambos casos encontraremos eritema del pabellón auricular y conducto auditivo como principal hallazgo clínico. El prurito contribuye mediante el autotrauma, a agravar el cuadro. Algunos pacientes atópicos o con alergia alimentaria pueden presentar como único signo clínico una otitis externa recurrente. Alergias de contacto, Erupción medicamentosa son también causantes de otitis externa. La seborrea puede ser asociada con cuadros de otitis externa ceruminosa. Cuando la secreción de las glándulas de los oídos se encuentra cualitativamente o cuantitativamente alterada, se puede presentar una otitis externa.

Las Enfermedades Autoinmunes que afectan primariamente los pabellones auriculares, pueden progresar hacia el interior del conducto auditivo provocando una otitis externa. Las enfermedades autoinmunes más frecuentemente implicadas son Pénfigo Foliáceo, Pénfigo Eritematoso y Lupus Eritematoso Discoide. Otras patologías que podrían provocar secundariamente una otitis son Distemper, y Dermatosis Responsiva a Zinc.

 

Factores Predisponentes:

Estos alteran el microclima del canal auditivo y predisponen a enfermedades oportunistas secundarias. Se cuentan como factores predisponentes: alteraciones conformacionales, variaciones de la microanatomía del meato auditivo, tratamientos inadecuados, patologías obstructivas. El estado normal del canal auditivo predispone a los animales a generar problemas óticos debido a que la humedad, exudados y restos celulares tienden a ser atrapados en el largo y angosto canal auditivo. Este efecto anatómico es más evidente en aquellas razas con orejas largas, pesadas y pendulosas y por la presencia de pelos en el canal auditivo. Ej: Cocker Spaniels, Springer Spaniels, Labradores, Basset Hounds, Beagles, Poodles. La limpieza y secado incorrecto del canal auditivo favorece la presentación de problemas. La humedad puede macerar el epitelio predisponiendo a la inflamación. E1 uso incorrecto de hisopos provoca traumas, además de la posibilidad de arrastrar cuerpos extraños y exudado más profundo dentro del canal auditivo. Se recomienda instruir a los propietarios respecto de la inconveniencia de que ellos mismos realicen esta maniobra, que debiera ser siempre supervisada por un Médico Veterinario, se debe informar respecto de los peligros que esta limpieza pudiera provocar.

Cualquier enfermedad ótica obstructiva atrapa humedad y restos celulares lo cual agrava los cuadros de otitis. Una obstrucción puede tener como origen un proceso de inflamación aguda o la presencia de neoplasias. Ej: Adenomas de glándula sebácea, adenoma de glándula ceruminosa, condromas, condrosarcomas, tricoepiteliomas, carcinoma de células basales.

 

Cualquier enfermedad que afecte una normal respuesta inmune celular puede potencialmente predisponer a infecciones del canal auditivo. Endocrinopatías como el Hiperadrenocorticismo y Diabetes Mellitus también han sido asociadas a cuadros de otitis externa.

 

Factores Perpetuantes:

Por si solos no generan la patología, pero sí la agravan y hacen crónica Ej: Bacterias, Levaduras, Otitis media y cambios patológicos progresivos. La resolución de estos problemas es fundamental para el éxito de los tratamientos. Un canal auditivo normal contiene tanto bacterias como levaduras en número reducido, cuando el microclima del canal es alterado o las barreras protectivas del epitelio han sido sobrepasadas, estos microorganismos proliferan y colonizan el canal agravando la otitis. Las bacterias que se pueden aislar de un oído sano incluyen Staphylococcus epidermidis, Staphylococcus intermedius, Staphylococcus sp. Por mencionar algunas. Las bacterias más comunes de aislar en un oído enfermo son Staphylococcus intermedius, Staphylococcus epidermidis, Pseudomona aeruginosa, Proteus sp. y Escherichia coli y Pseudomona aeruginosa son más comúnmente aisladas a partir de cuadros de otitis crónicas y de pacientes que han sido sometidas a largas terapias con antimicrobianos.

Existen estudios en el hombre que muestran que existe una función de autolimpieza del meato auditivo externo que es llevado a cabo por un proceso llamado “Migración Epitelial”. La epidermis se mueve lateralmente desde la membrana timpánica, manteniendo al canal auditivo libre de detritus celulares. Desafortunadamente en los casos crónicos los cambios patológicos progresivos llevan a estenosis de canal auditivo e hiperplasia de las glándulas apocrinas con aumento de secreción de cera que potencialmente impide esta función de autolimpieza. Para el manejo y diagnóstico de la Otitis Externa, debe llevarse a cabo una completa anamnesis y examen dermatológico. La piel que recubre el conducto auditivo es una ” extensión “de la piel por lo tanto frente a cualquier problema cutáneo es obligatorio un examen otoscópico completo. Los factores primarios, predisponentes y perpetuantes deben ser identificados y corregidos. El examen otoscópico debe evaluar apariencia, eritema, hiperplásia, presencia de exudado (color y cantidad) y estado de la membrana timpánica. En varias ocasiones se hace necesario administrar tranquilizantes o someter al paciente a anestesia general para realizar una adecuada evaluación otoscópica. Se debe realizar examen citológico de exudados y secreciones óticas cuando sea necesario con el objeto de instaurar la terapia adecuada para cada caso. Un cultivo bacteriano y estudio de sensibilidad in vitro puede ser necesario en aquellos casos en que a pesar de un tratamiento, el cuadro no evoluciona satisfactoriamente, o en aquellos casos en que se sospecha de una otitis media. Se sospecha de una otitis media cuando nos enfrentamos a una otitis externa recurrente o cuando la membrana timpánica se observa anormal o perforada.

La limpieza ótica es parte fundamental de un tratamiento exitoso. Una excesiva cantidad de cerumen, secreciones y suciedad evitan que el tratamiento tópico aplicado sea lo efectivo que necesitamos, es más, algunos medicamentos se inactivan en presencia de exudados purulentos. Es fundamental verificar la integridad de la membrana timpánica previo a la limpieza con el fin de evitar problemas de ototoxicidad.

La mayoría de los cuadros de otitis externa requerirán de la aplicación de soluciones limpiadoras y ceruminolíticas día por medio o cada tres días en la casa para favorecer la acción terapéutica de los medicamentos usados diariamente. En cuadros en que el uso de la medicación tópica no sea suficiente, será necesaria la administración sistémica de medicamentos.

 

La mayoría de las preparaciones óticas son combinaciones de antibióticos, antifúngicos y antiinflamatorios, algunos productos además pueden incluir productos antiparasitarios.

El uso de corticoides de corta acción se hace necesario en aquellos casos en que la otitis tiene como patología subyacente una alergia Ej: Atopia y Alergia Alimentaría. Además de su actividad antialérgica, su acción antiinflamatoria sobre el conducto auditivo propicia una buena ventilación lo cual favorece la restauración del microclima normal del conducto auditivo. En general los antibióticos contenidos en las preparaciones comerciales son capaces de resolver la gran mayoría de las otitis.

 

Malassezia paquidermatis es la principal levadura involucrada en otitis. Si esta levadura es identificada se debe seleccionar una preparación que contenga el producto antilevadura apropiado. En casos resistentes el uso sistémico de Ketoconazol debe ser considerado.

En casos en que se identifique la participación de un ácaro, se hace necesario el uso de productos antiparasitarios tópicos o sistémicos. Se recomienda tratar a los animales contactantes para evitar la diseminación del ácaro. La educación al cliente y dueño de la mascota con otitis es fundamental, nunca se debe medicar a la mascota sin antes haber consultado al especialista. El cliente debe ser instruido respecto a la técnica de aplicación apropiada de las preparaciones oticas, lo ideal es que la primera aplicación se realice en la consulta para asegurarse que el propietario entienda la forma adecuada de realizar el tratamiento. Muchos fracasos terapéuticos están relacionados con tratamientos mal realizados, terapias muy cortas, en general una otitis debe tratarse por un mínimo de 14 días luego de los cuales el paciente debe ser citado para una reevaluación.

 

OTITIS EXTERNA

 

Las infecciones del oído externo en los perros son una de las patologías más comunes en estos animales. Generalmente son causadas por hongos, pero también por alergia, bacterias de distintos tipos o ácaros. Pueden ocurrir en cualquier raza, pero los perros de orejas caídas, como los Cockers, son más propensos a padecerlas. También hay razas que suelen sufrir esta infección por tener el canal auditivo recubierto de pelos que impiden una buena ventilación, como los Caniches. Los signos clínicos son similares en todas las otitis, independientemente del agente que las provoque. El perro se ve incómodo, sacude la cabeza con frecuencia, se rasca con sus patas traseras y, si se observa con atención, se nota un exudado abundante con olor desagradable y la piel del conducto auditivo enrojecida e inflamada. Cuando esta situación se prolonga puede aparecer lo que se llama otohematoma: un vaso sanguíneo de la oreja se rompe por los golpes y se forma un gran derrame de sangre bajo la piel que forma un bulto blando. Si no se resuelve con una cirugía, la oreja queda “arrugada” al reabsorberse el hematoma. Hay algunas diferencias en el exudado según el tipo de infección. Cuando la otitis es de origen micótico, la secreción es castaña oscura y bien pastosa. En el caso de ser bacteriana, se observa un color más amarillento y consistencia más fluida, similar al pus. En las otitis por ácaros la secreción es marrón oscura y muy abundante; además este tipo de parásitos se observa casi exclusivamente en cachorros. Las gotas que se venden para el tratamiento de las otitis son realmente muy similares; casi todas contienen una combinación de antiinflamatorio, antimicótico y antibiótico. Esto podría hacerte pensar que simplemente las compras, se las colocas en el oído a tu perro y solucionado el problema. Sin embargo si tu mascota, ya sea perro o gato, presenta estos síntomas, siempre debes llevarlo a que lo revise su veterinario. Es muy importante que él diagnostique de qué tipo es la infección para poder hacer un correcto seguimiento de la enfermedad. Es recomendable el hecho de realizar a la mascota una limpieza de los oídos antes de comenzar el tratamiento para que las gotas penetren en profundidad y actúen como se espera. A veces los oídos están tan inflamados que hay que inyectar alguna medicación que alivie la molestia y el dolor rápidamente. De acuerdo a lo que vea, el veterinario te indicará qué gotas debes usar, con qué frecuencia colocarlas y durante cuántos días. En algunas infecciones bacterianas muy severas te recomendará darle antibióticos en píldoras. Además puede ocurrir que la otitis se deba a otro problema de base, como una atopía, un tumor en el conducto auditivo o un cuerpo extraño. Estos problemas no se solucionarán jamás con un simple tratamiento con gotitas. La revisión de los oídos consiste en mirar a simple vista el exudado y la piel de los oídos, luego se mira a través de un otoscopio, que permite ver con aumento el interior del conducto auditivo, el estado del tímpano y la presencia de cuerpos extraños. También se toma una muestra con un hisopo y se observa en el microscopio. Los hongos y los ácaros se ven fácilmente con este método así como algunos tipos de bacterias. Si el veterinario lo considera necesario puede decidir enviar una muestra al laboratorio para realizar un cultivo y determinar el tipo exacto de bacteria y el antibiótico de elección para eliminarla. Casi todas las otitis se curan una vez que se ha escogido la medicación adecuada. Los animales que sufren de otitis crónica pueden acabar con el conducto auditivo parcial o totalmente cerrado y a veces llegan a necesitar cirugías que varían según el caso particular.  

 

Hay perros que sufren infecciones en el oído en forma repetida, sin importar el tratamiento que se les haga. En estos casos es una muy buena opción recurrir a un veterinario homeópata o fitoterapeuta (tratamientos con hierbas) que examine al animal desde un enfoque holístico. Existen gotas preparadas a partir de ajo o melaleuca (árbol del té) que tienen un leve efecto antibiótico y desinflamatorio que podrían ser muy útiles para combatir las infecciones recurrentes o prolongar los períodos de remisión. Muchas veces esto soluciona el problema completamente o lo mejora mucho y así no es necesario que tu mascota reciba tanta medicación.  

 

 FUENTE: http://www.amordemascota.com

              http://www.enbuenasmanos.com/

       http://www.microcaos.net/

 

 

 

© 2014 Península Animal Diseño hecho en México por Th!nk Comunicación S.C.P